<--! google nuevo --> <--! google nuevo -->

«

»

Nov 03

Rayuela – Julio Cortázar | Descarga gratuita en formato EPUB

rayuela-cortazar

Publicada en 1963, esta novela del escritor argentino Julio Cortázar se divide en tres partes, tituladas Del lado de allá (capítulos del 1 al 36), Del lado de acá (desde el capítulo 37 al 56) y De otros lados (Capítulos prescindibles), que abarca del capítulo 57 al 155.

El carácter rompedor de esta obra se manifiesta ya en la página que precede a estas tres partes, titulada Tablero de dirección; en ella, Cortázar invita al lector a elegir entre dos posibilidades de lectura. La primera opción es la convencional: consiste en leer linealmente las dos primeras partes y obviar la tercera (de ahí su subtítulo de Capítulos prescindibles). La segunda es seguir una lista de capítulos propuesta por el autor, en la que los Capítulos prescindibles se intercalan como una suerte de comentarios (a menudo crípticos) entre los capítulos de las dos primeras partes.

La trama expuesta en las dos primeras partes resulta trágica y simple. Sus títulos, Del lado de allá y Del lado de acá, aluden al espacio de la acción: París y Argentina. El protagonista, Horacio Oliveira, ejerce de traductor en París, como el propio Cortázar. Allí se convierte en amante de Lucía, apodada la Maga, una montevideana con un hijo natural, muy niño, al que ella llama Rocamadour. Ambos personajes son del todo contrapuestos, aunque probablemente de ello mismo procede la atracción: la Maga, haciendo honor a su sobrenombre, es espontánea, intuitiva, impredecible; Horacio es un intelectual en busca del sentido de la vida y del arte.

Con un grupo de amigos, entre los que figuran Ronald, Babs, Perico, Etienne, Gregorovius y Wong, Horacio Oliveira funda el Club de la Serpiente. Dicho club es una minúscula y libérrima asociación en la que sus miembros se juntan y matan las horas, dialogando o deleitándose con buen jazz. En una de las sesiones fallece de súbito Rocamadour. Horacio lo sabe muerto, pero no osa decírselo a la Maga. En la misma estancia donde se reúnen aquella noche yace el cadáver del niño; inadvertida del drama, la Maga conversa tranquilamente. Todo ello ha ocurrido ya cuando comienza el libro y es luego conjurado de forma retrospectiva. Después del fallecido Rocamadour, la Maga desaparece.

Horacio Oliveira busca en vano a la Maga por París y luego por Montevideo, cuando hace escala allí en el viaje de regreso a Argentina. En Buenos Aires, Horacio renueva su amistad con Traveller. Pese a llamarse “Viajero” en inglés, Traveller no ha salido nunca de su país. Si en cierto sentido viene a ser el doble de Oliveira, ambos, Oliveira y Traveller, representan el común desdoblamiento de Cortázar.

A través de Traveller y de su mujer, Talita, conoce Horacio a Ferraguto, dueño de un circo donde trabajan los esposos. Oliveira vive frente al apartamento del matrimonio, con otra amante, Gekrepten, en quien se transpone la dolorosa parodia humana de la Maga. Tan pronto como Ferraguto se vende la carpa para adquirir una clínica mental, Horacio empieza a mostrar síntomas de desequilibrio. Por consejo de Traveller, se deja recluir mansamente en el sanatorio de Ferraguto.

Allí se suicida o enloquece de modo irremediable, si bien el monólogo interior que le conduce a ello se halla contenido en la tercera parte, De otros lados. Nunca llega a dilucidarse si aquella corriente de conciencia refleja el descenso al centro de su ser, cuando posiblemente se suicida echándose al vacío, o si es su despeño sin retorno en la demencia. En cualquier caso, toda la obra podría interpretarse como una vasta parábola de la caída del hombre después de probado el fruto del conocimiento. El juego infantil que da título al libro alude por un lado a su estructura hecha de saltos y bifurcaciones, pero también al viaje alegórico de la tierra al cielo implícito en las casillas inicial y final del juego de la rayuela.

La tercera parte de la novela, De otros lados (Capítulos prescindibles), está formada por materiales heterogéneos: anotaciones, recortes de periódico, cartas, manuscritos, poemas, notas enciclopédicas, reflexiones sueltas. Algunos de sus capítulos se reducen a una cita de Ferlinghetti, de Artaud o de Tardieu, junto a otros autores clásicos o contemporáneos. Cuando hay narración, y por lo tanto espacio y personajes, predomina de nuevo París y un oscuro escritor llamado Morelli; bastantes de los textos misceláneos son suyos (las “morellianas”) o se refieren a él. Pero también hay evocaciones de otros personajes de escasa o nula relevancia en las partes pasadas. Por ejemplo, los capítulos 101, 103 y 64 exponen los tratos de Horacio con Paola, una amante suya a quien no conocimos en Del lado de allá, pese a que la acción transcurra precisamente durante la estancia parisiense de Oliveira.

Aunque el escritor austríaco Robert Musil sea citado y comentado en Rayuela, Morelli es su trasunto, casi en la misma medida en que Oliveira lo es de Cortázar. Exiliado y anciano, Morelli agoniza con plena lucidez en un hospital, cuando lo descubre el Club de la Serpiente. Con todos estos materiales, De otros lados (Capítulos prescindibles) entreteje pasadas vivencias y reflexiones sobre el arte, el pensamiento y la literatura, insistiendo con no poca reiteración en el sentido y la forma de la novela como género. El autor se vale de Morelli y de Horacio para someter la narrativa contemporánea a un amplio examen crítico y proponer una idea de la novela como vivencia y catalizador, en un orden cerrado y con la complicidad de los lectores para crear de nuevo el texto.


Descargar:



Únete a nuestro grupo en WhatsApp (Clic desde tu celular o tablet)
Literatura y Libros

Únete a nuestro grupo en Telegram (Clic desde tu celular o tablet)
Literatura y Libros

Ingresa tu email para recibir libros gratis:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>